Proyecto educativo

Eurodesarrollo infantil

Neurodesarrollo Infantil

La primera base del Proyecto Educativo es el profundo conocimiento del neurodesarrollo infantil. Respetamos el crecimiento natural de cada niñ@ atendiendo las necesidades y habilidades que podemos y debemos trabajar en cada momento. Así, el niñ@ se acerca a su potencial natural, creando una sólida base para el futuro.

Introducción

Nacemos con un número descomunal de neuronas y durante los primeros 3 años de vida se produce un crecimiento sensacional del cerebro. Este desarrollo no se debe al nacimiento de más neuronas sino a las nuevas conexiones que se establecen entre ellas (sinapsis) y a la mielinización (maduración de los circuitos neuronales).

Conocer el neurodesarrollo infantil y las bases neurobiológicas del aprendizaje son fundamentales para elaborar una metodología de trabajo coherente con la forma de aprender que tienen los niñ@s. Con este conocimiento hemos diseñado un proyecto educativo que respeta su desarrollo natural y potencia su capacidad de aprender en un entorno de calidez afectiva.

En profundidad

En un primer momento existe una hiperconexión neuronal, cuando decimos que los niños son esponjas, es por este motivo. Los aprendizajes, los comportamientos que se vayan usando día a día se refuerzan creándose circuitos neuronales más fuertes. Este es nuestro POTENCIAL DE APRENDIZAJE.

Sin embargo, las conexiones menos usadas van debilitándose, disminuyendo esta conectividad inicial. Se denomina “poda neural” (es necesaria para un crecimiento sano, es sinónimo de eficacia y eficiencia cerebral). La poda neural y la mielinización (maduración de los circuitos neuronales) ocurren en distintas zonas y a distinto ritmo. Esto significa que existen periodos sensibles en los que el cerebro es más plástico o sensible a cierta estimulación. Así, hemos diseñado un proyecto educativo con unas actividades y una secuencia que favorecen la capacidad natural de todos los niñ@s.

El niñ@ se adapta a su entorno, a la estimulación ambiental y al afecto que recibe de su familia y escuela. Nuestro proyecto educativo tiene estos tres pilares, entorno enriquecido, una estimulación adecuada y la creación de un vínculo de apego desde el cariño y el respeto surgido de la vocación profesional que tenemos como maestras. Trabajando en consecuencia… niñ@s felices.

Pero ojo, en algunos casos se puede caer en una hiperestimulación sin sentido que solo conseguiría provocar un estrés contraproducente. Nosotros no, como ya dijimos “Con este conocimiento podemos diseñar un proyecto educativo que respete su desarrollo natural y potencie su capacidad de aprender” con unos objetivos ambiciosos pero realistas.

  1. Sowel, E.R y otros (2003): mapping cortical change across the human life span”.  artículo en Nature Neuroscience, vol 6(3) pp 309-315.
  2. 10 ideas clave: Neurociencia y educación aportaciones para el aula: Páginas 76-84. Anna carballo y Marta Portero.
  3. Neuropsicología del desarrollo Infantil. (páginas 25-28) Mónica Rosellini Esmeralda Matute y Alfredo Ardilla.
  4. MEDINA ALVA, María del Pilar et al.(2015): Neurodesarrollo infantil: características normales y signos de alarma en el niño menor de cinco años. Rev. perú. med. exp. salud publica. 2015, vol.32, n.3, pp.565-573.
  5. David J Price (2011) Building brains : an introduction to neural development . Chichester, UK
  6. http://www.med.harvard.edu/AANLIB/home.html
  7. http://thebrain.mcgill.ca/avance.php
Búho
Aprendizaje activo

Aprendizaje activo

La segunda base del Proyecto educativo es la psicología educativa. Diseñamos actividades específicas por áreas de trabajo y tipo de aprendizaje. Siempre en contextos de aprendizaje divertidos y reforzantes.

Introducción

En el lenguaje diario usamos términos como aprendizaje, memoria, atención o inteligencia, estamos familiarizados con su uso y aceptamos un significado coloquial. Sin embargo, desde la psicología estos términos hacen referencia a conceptos técnicos muy complejos. Asumimos con ilusión la responsabilidad de compartir este conocimiento y plasmar su relevancia en el día a día. De esta manera, familia y escuela compartimos saberes, educamos en sintonía y nos complementamos, en definitiva… crecemos juntos.

En primer lugar aprendizaje y memoria están íntimamente relacionados. Existen distintos tipos de memoria: sensorial, de trabajo, autobiográfica, semántica… y distintos tipos de aprendizaje, implícito, explícito, procedimental, aprendizaje vicario o por modelado… hemos tenido en cuenta todos ellos en nuestro diseño de escuela y proyecto educativo. Para generar un ambiente ideal, con actividades específicas de cada tipo, variadas y estimulantes que potencien su desarrollo y el momento evolutivo de cada niñ@.

En profundidad

En esta primera etapa de la vida (sensoriomotora) todo es percepción, sensaciones y descubrir al interactuar. El niñ@ aprende a través de la experiencia directa a medida que vive su entorno y tiene la posibilidad de probar sus sentidos y movimientos. Hemos Diseñado ambientes, situaciones y materiales que permiten experimentar de forma gradual todas sus posibilidades. Favorecer y facilitar su competencia motora, Descubrir sensaciones y percepciones, experimentar con ellas y disfrutar la experiencia.

Aprender a mantener el equilibrio, a coger o a hacer la pinza, a gatear, andar, correr, montar en bicicleta, tocar un instrumento… Son ejemplos de aprendizaje procedimental. Es aprender con el cuerpo. La psicomotricidad gruesa y fina la trabajamos con una planificación gratificante y divertida. Tanto en el aula, en la sala snoezelen-multisensorial, como en el aula de psicomotricidad, pero también en el comedor y el patio. Todas las situaciones son propicias para aprender, descubrir y divertirse. Facilitamos que los niñ@s aprendan y tengan la oportunidad de poner en práctica estos aprendizajes.

Según van alcanzando cierta autonomía motora, tienen mayor capacidad para explorar y mediante ensayo-error ir ajustando sus esquemas sobre cómo funciona el mundo. Esto nos permite diseñar situaciones de aprendizaje en las que vayan experimentando los mecanismos de acción y las relaciones causa-efecto, en actividades cada vez más complejas y retadoras. Donde premiamos las conductas de investigación y la curiosidad.

De forma transversal, todas las actividades se diseñan para favorecer el lenguaje y las competencias lingüísticas. Las maestras son modelos y facilitadoras de los procesos comunicativos, desde la etapa prelingüística al fraseo y el lenguaje pragmático. Por este motivo la expresión artística de los niñ@ es fundamental. Porque fomenta la comunicación en todas sus vertientes, a la vez que se trabaja la expresión de emociones, sentimientos e ideas. Esto contribuye a asentar las bases para una personalidad más empática y prosocial, facilita el reconocimiento de emociones, descubrir en qué situaciones surgen y posibilita su manejo. Damos así Los primeros pasos para el autocontrol.

El niñ@ aprende según su desarrollo natural en interacción con las posibilidades y experiencias que le ofrece su entorno. Nuestro proyecto educativo tiene estos tres pilares; los modelos de aprendizaje y memoria, diseño de actividades en las que trabajar las competencias (aprender a aprender, lingüísticas, artísticas…) y el trabajo consciente de la autonomía y el autocontrol. Trabajando en consecuencia… niñ@s felices.

  1. Baddeley, A. (1997): Memoria Humana.Teoría y práctica. Madrid: MacGraw-Hill
  2. Rivas Borrell, S. (2004). Educación temprana en el niño de 0 a 3 años a través de programas (Ciencias de la educación). Barañáin (Navarra): EUNSA.
  3. Gergely, G., Bekkering, H. & Király, I. Rational imitation in preverbal infants. Nature 415, 755 (2002). https://doi.org/10.1038/415755a
  4. Agueda del Abril Alonso. Fundamentos biológicos de la conducta. 2ª ed. Madrid Sanz y Torres, 2001
  5. PANIAGUA GONZALES¹, María Nela Rosario. Marcadores del desarrollo infantil, enfoque Neuropsicopedagógico. Fides Et Ratio. 2016, vol.12, n.12 pp. 81-99.
  6. Pozo Municio, Juan Ignacio. (1998): Aprendices y Maestros. Madrid Alianza Editorial.
  7. Rodríguez, C., Estrada, L., Moreno-Llanos, I. y de los Reyes, J.L. (2017). Funciones Ejecutivas y acción educativa en la Escuela Infantil: Usos y gestos privados al final del primer año. Estudios de Psicología 38, 2,385-423.
  8. www.uam.es/Psicologia/DPEYE-Docencia/1242653132210.htm?language=es&nodepath=Docencia
    bibliografía sobre psicología educativa.
  9. https://deteduca.com/#investigacion-actual
Búho
Desarrollo emocional

Desarrollo emocional afectivo

La tercera base del proyecto educativo es el desarrollo “personal-afectivo”. EL niñ@ tiene unas necesidades básicas. La seguridad emocional, el bienestar psicológico, es una de ellas. Cuando el niñ@ tiene seguridad afectiva y genera un vínculo de apego adecuado, puede empezar a descubrir y explorar el mundo. A partir de este hermoso vínculo familiar, la maestra se suma para ofrecer seguridad, confianza y tranquilidad.

Introducción

Todos reconocemos como necesidades básicas del recién nacido la alimentación, la higiene, el sueño y en definitiva el cuidado físico más inmediato. Afortunadamente en nuestra sociedad éstas se satisfacen con relativa facilidad. Pero no son las únicas ni mucho menos.

La seguridad emocional o el bienestar psicológico son tan importantes cómo las anteriores. Desde los primeros instantes de vida, el niñ@ comienza a generar un vínculo afectivo y de seguridad con su familia. Las miradas, los susurros, las caricias, el calor del abrazo le transmiten la tranquilidad y seguridad necesarias para empezar a vivir. En AUPA sumamos a ese hermoso vínculo familiar. Conscientes de la responsabilidad que tenemos, nos gustaría ser vuestra familia extendida. Para ell@s, las maestras son las figuras de apego que ofrecen seguridad emocional y el cariño necesario para descubrir el mundo. Para vosotros, el equipo profesional de AUPA os ofrecemos compromiso, confianza y vocación profesional.

En profundidad

Desde los primeros estudios sobre el apego de Harlow o Bowlby basados en la observación del comportamiento, hasta los modernos estudios en neuropsicología y neurobiología basados en la química cerebral y su funcionalidad, ha quedado demostrado lo vital que es la seguridad emocional y afectiva.

Esta seguridad es la base para poder empezar a explorar el mundo. Necesitan sentirse queridos y cuidados en todo momento para atreverse a experimentar. Las maestras que están en el aula amplían este vínculo familiar y a partir de él van proponiendo situaciones en las que se refuerza esta confianza. Crean un entorno seguro físico y psicológico para el niñ@.

Esta seguridad y confianza la trabajamos día a día, a partir de experiencias acordes con las necesidades y nivel de desarrollo de cada niñ@. Situaciones en las que se mantiene un equilibrio entre la emoción de superar un reto, su dificultad y la satisfacción de haberlo conseguido con la maestra a su lado.

La socialización es otra necesidad básica de los niñ@s. La necesidad de jugar y estar entre iguales en un espacio en el que aprender a convivir. La seguridad emocional también se construye en la convivencia. Fijando unos límites, con normas sociales claras, constantes y coherentes. Que ayudan a estructurar expectativas y a anticipar consecuencias. Trabajando desde el cariño, el respeto a los ritmos de aprendizaje y el refuerzo de los comportamientos prosociales conseguimos crear un ambiente afectivo seguro, en el que empezar a socializar y practicar el autocontrol, trabajando en consecuencia… niñ@s felices.

  1. BARG BELTRAME, Gabriel. BASES NEUROBIOLÓGICAS DEL APEGO: REVISIÓN TEMÁTICA. Cienc. Psicol., Montevideo, v. 5, n. 1, p. 69-81, mayo 2011.
  2. M Dantagnan, J Barudy. Los buenos tratos a la infancia: parentalidad, apego y resiliencia [Barcelona:Gedisa,2005.]
  3. Sapolsky, R. (1995). ¿Por qué las cebras no tienen úlcera? Madrid: Alianza Editorial.
  4. Ainsworth, M. y Bell, S. (1978) Apego, exploración y separación. En J. Delval (Comp.) Lecturas de Psicología del niño. Vol. I. Madrid: Alianza
  5. García Torres, B. (2003) Las relaciones afectivas del bebé. En I. Enesco (coord.) El desarrollo del bebé. Cognición, emoción y afectividad. Madrid: Alianza
  6. Delval, J. (2006) El desarrollo humano. Madrid: Siglo XXI
  7. Román, F. & Sánchez-Navarrro, J.P. (2008). Neuropsicología de la emoción. En J. Tirapu, M. Ríos & F. Maestú (Eds.), Manual de Neuropsicología (pp. 283-303). Barcelona: Viguera.
Elefante